Apagar la luz Prender la luz
En la región de Asuka, que es la cuna del Japón, hace mucho tiempo vivían los que disfrutaban del placer de la espera. En la actualidad, la gente ha perdido la capacidad de sentir ese placer, no es capaz de valorar el presente y se aferra a la ilusión de que las cosas evolucionan según un plan específico para cada uno. Hace mucho tiempo, la gente pensaba que en las montañas de Unebi, Miminashi y Kagu moraban los dioses. En esa época, un poderoso hombre de negocios había comparado esas montañas con una batalla que se libraba en su propio corazón. Las montañas eran una expresión del karma humano.

Información de la película

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *